Viernes, 30 Octubre 2020 08:39

PARASHÁH 3 LÉJ LEJÁ / לֶךְ־לְךָ / VÉTE TÚ MISMO

Escrito por
Valora este artículo
(11 votos)

DIFUNDIENDO EL JUDAÍSMO MESIÁNICO RENOVADO PARA TODA LATINOAMÉRICA, LOS EE.UU. Y EUROPA

PARASHÁH 3
LÉJ LEJÁ / לֶךְ־לְךָ / VÉTE TÚ MISMO

13 DEL MES OCTAVO DEL 5781
31 DE OCTUBRE DEL 2020

Lectura de la Toráh: Bereshít/En el principio/Ge. 12:1 – 17:27
Lectura de la Haftaráh: Ieshaiáhu 40:27 – 41:16

Por Julio Dam
Rébbe Mesiánico Renovado

Copyright © 2020 por Julio Dam. Invitamos a nuestros lectores a visitar nuestro sitio, www.beitshalom.org, con muchos artículos y parashót gratuitas y libros. Todos los derechos de autor reservados. Prohibida la reproducción, venta o la colocación en Internet, sin permiso escrito del autor. Toda colocación en Internet, reproducción en forma impresa, o enseñanza oral de esta parasháh, debe conservar y/o mencionar el nombre del autor y demás datos identificatorios. TAMPOCO SE PUEDE IMPRIMIR Y VENDER NADA DE LO QUE HEMOS PUBLICADO EN NUESTRO SITIO EN INTERNET, EN NINGÚN OTRO PAÍS. LOS QUE VIOLEN ESTOS DERECHOS DE AUTOR SERÁN TRATADOS COMO ANATEMA POR ELOHIM. Si usted desea suscribirse o des-suscribirse automáticamente a la parasháh y/o la Carta de Aliento de la Rabina, escriba su iméil a www.beitshalom.org. ¡Muchas gracias!

COMENTARIO DE LA PARASHÁH

AVRAHÁM: CÓMO SER AMIGO DE ELOHÍM

Hubieron hombres muy cercanos a ADONÁI en todo el Tanáj y todos sabemos esto, como Moshéh, Daniel, Ióv, pero sólo uno es llamado “amigo de Elohím” (Iaakóv/Jacobo 2:23) y éste es Avrahám, el protagonista de estos pasajes de la parasháh de esta semana. ¿A usted no le gustaría ser también, algún día, amigo de ADONÁI? ¿Qué condiciones y qué implica ser amigo de ADONÁI? Hay muchos mesiánicos que hasta se preguntarán: ¿Es que se puede ser amigo de Elohím?

Debemos comenzar diciendo enfáticamente: ¡Claro que sí! Se podía en los tiempos de Avrahám, en los tiempos de Shmuél el profeta y del profeta Daniel, y se puede ahora, en los ùltimos días/iomím ha kétz.

¿Cómo se hace para uno llegar a ser amigo de Elohím? En primer lugar, comienza con un hambre, con un anhelo de conocer al Creador, que vence a todos los obstàculos. Existe un hambre mundial, que muchas veces se canaliza por lo que se conoce como Nueva Era, que es el viejo ocultismo con un nombre elegante, o por religiones falsas, las que no adoran al Único y Verdadero Elohím, al Elohím de Israel y al Unico Mesías, al Mesías de Israel. No debemos criticarlos, sino entender que es parte del hambre, que ya la Toràh anunció que vendría “hambre no de comer pan, y sed, no de beber agua, sino de oir la Palabra de Elohìm” (Amós 8:11). Este “oir la Palabra de Elohím,” a su vez, trae otro hambre, más precioso que el primero, que es el hambre de oìr la voz de Elohìm mismo, el Creador de la Toráh.

En segundo, lugar, debemos de estar dispuestos a pagar el precio. (TODO tiene un precio, especialmente las cosas espirituales).  El precio puede incluir desde que nos echen del puesto que tenemos en la sinagoga mesiánica, pasando por la completa soledad e incomprensión de todos los que nos rodean, hasta súbitos problemas familiares o laborales que hasta que tomamos esta tremenda decisión para nuestra vida espiritual, no teníamos, ni sabíamos que existían. El precio también puede incluir el dejar de pensar en sobresalir en nuestra congregación y el pensar mejor en cómo alcanzar esta meta, hasta ahora inalcanzable para nosotros: el llegar a ser amigo de ADONÁI, El Creador del Universo.

En tercer lugar, la amistad con ADONÁI a través de tener a Ieshúa dentro nuestro (y esta debe ser la jerarquía adecuada para orar, no otra), comienza con un compromiso absoluto e inquebrantable con ADONÁI. Este compromiso se selló con un pacto eterno con Avrahám. Nosotros también, si deseamos entrar en amistad con Èl, debemos hacer un Pacto con Èl, inquebrantable, absoluto, eterno, que sellarà nuestro destino para toda la eternidad. Y Elohìm se encargarà del resto. El nos “guiará por sendas de camino recto, por amor a Su Nombre” como dice la Tehiláh, cuando antes caminàbamos por sendas torcidas, por amor a los placeres de este mundo carnal. Él nos pedirá sacrificios, como le pidiò a Avrahám. Quizás no nuestro “Itzják” (el hijo de Avrahám) pero sì otros “hijos queridos” que tengamos, como nuestro empleo, nuestros hobbies, o hasta nuestra familia. ¿Estamos dispuestos a sacrificar a nuestro “Itzják” por El? “Pensemos el costo antes de edificar nuestra casa”, como nos aconsejò Iahvèh mismo “vestido” de Ieshùa, en Lk. 14:28.

La amistad con Elohím, significa, ademàs, confianza/bitajòn en El. No sabemos porqué hace con nosotros lo que hace. Pero debemos confiar en El, creyendo y “sabiendo” con nuestro espìritu/rùaj que lo está haciendo por nuestro bien. El no nos dá explicaciones del porquè hace con nosotros lo que hace. En el 1987 me dijo que dejara la iglesia pentecostal a la que toda la familia estaba asistiendo y que abriera una iglesia. Yo, acostumbrado a “los moldes cristianos” le preguntè si podìa abrir un local. La respuesta fue: “tu casa será el lugar de reuniòn”. No entendì nada, pero obedecì sin chistar y sin quejarme. En 1994, en un viaje de 14 días a Israel con un pequeño grupo de miembros de nuestra sinagoga mesianica, entramos en la ciudad de Tzfàt/”Safèd” a la sinagoga del rabino Josè Caro, del siglo 16. Me quedè helado cuando entrè! Era la sinagoga de mi casa en Asunciòn, Paraguay! LA MISMA disposiciòn de las sillas, de todo! El tener confianza en que El sabìa lo que hacía en el 87, recièn me fue “explicado” en el 94 (sin una explicación en palabras): iba a abrir una sinagoga, no una iglesia, pero esto no sucediò fìsicamente hasta el 99, en que la “iglesia” se transformò en una sinagoga en mi casa, como sucede con todas las sinagogas, que estàn construidas en la casa del rabino y no en un local!

¿No dice en la Toràh: “Creyò Avrahàm a Elohìm”? ¿Por què? Porque Elohìm era amigo de Avrahàm y èste lo sabìa, y por lo tanto confiaba en su Amigo.

En cuarto lugar, debemos abandonar nuestras propias agendas y planes “espirituales” y ponernos a averiguar cuàles son los planes y las agendas de Elohìm para nuestra sinagoga, no sea que estemos bloqueando Sus propòsitos sin entenderlo. Estamos convencidos en nuestra mente que estamos haciendo la voluntad de Elohìm. La pregunta tiene que ser: ¿Serà que es cierto eso? O ¿serà que estamos BLOQUEANDO la voluntad de Elohìm con nuestras actividades? Nuestra lògica no es la de Él y nuestras “maneras correctas y santas” de hacer “Su obra” no son las de Él, de modo que tenemos que tener MUCHO cuidado de no confundir unas con otras. ¿Se està reuniendo usted o su sinagoga en los días que usted decidiò o en los días de la semana que decidió Elohìm? ¿Està usted enseñando lo que le gusta, lo que le vino a mano, o lo que Elohìm le està indicando que enseñe? Todo esto es un reflejo de la clase de relación de amistad que el rabino o cada miembro tenga con ADONÁI. Si hay una buena relación, todo esta en orden/be sèder, y todo se está haciendo de acuerdo a Su voluntad y no a la nuestra. Si no es así, usted podría estar yendo a contramano de Su voluntad! ¿En su congregación se està tocando la clase de mùsica que le gusta al rabino o la clase de mùsica que le gusta a Elohìm? ¿Se está tocando la clase de temas, se está enseñando lo que le gusta a alguien en especial o a la mayorìa o lo que Elohìm desea que se hable?

En quinto lugar, debemos hacer un esfuerzo màs y más grande, cada año, como sinagoga y como judìos mesiánicos individuales, de vivir más y más en el rúaj y no en la carne. Grandes cosas están sucediendo en estos momentos en el mundo espiritual/rujanì—y no todas son buenas, y sin embargo, no tenemos ni la menor idea! Por otro lado, muchos problemas que sufrimos años sin soluciòn tienen origen en el mundo espiritual, pero nadie nos lo ha dicho ni tenemos idea siquiera de còmo solucionarlos! Elohìm es un ser espiritual y si deseamos ser su amigo, debemos subir a Su nivel y no pretender que El baje al nuestro. Vivir en el rúaj significa, en gran parte, vivir en constante comunicación ida y vuelta con ADONÁI, enteràndonos de lo que le preocupa en estos momentos, sabiendo lo que piensa y lo que desea, tanto para nosotros, como para nuestra sinagoga mesiànica, como para el país en que vivimos.

En sexto lugar, la amistad con ADONÁI cambia nuestra perspectiva de todo. Nuestros problemas se achican y podemos entenderlos mejor, ya que comenzamos a verlos desde el punto de vista de El y no humano, carnal. Todos los judìos mesiánicos somos también “hebreos” que viene de la palabra “ivrì”, que significa dos cosas: “el que cruzò el río Iardèn” y “el que vino del otro mundo”. Israel no es una mujer espiritual cualquiera. Està DESTINADA a grandes cosas y nosotros somos su rùaj/espìritu, de modo que nuestro destino es grande. Ha satán aprovecha para obsesionarnos y hacernos perder la perspectiva con nuestros problemas para que los veamos enormes, y perdamos de vista las enormes metas que Elohìm tiene para nosotros como ivriím, como seres destinados a hacer grandes cosas en el mundo espiritual y que también influirán en el mundo fìsico.

Los problemas NO se van. Es nuestra obsesión con ellos y nuestra perspectiva la que cambia y comienza a entrar la comprensiòn del porquè los tenemos. Y allí està la puerta de salida para muchos de nuestros problemas crónicos.

En sèptimo lugar, el tener una amistad con ADONÁI nos hace entender y aplicar con fervor verdadero y no con la mecanicidad con que muchas veces hacemos las cosas de Elohìm,  la adoración y la danza judía es fundamental para nuestra vida espiritual y comenzamos a practicarla cada vez màs, como manera de agradarle a El, que nos está viendo desde Su Trono/Heijàl, aunque nos cueste creer, y se está gozando de nosotros, en compañía de Sus amigos, Avrahàm, Moshèh, David, Ieshaiàhu, y todos los profetas/neviìm.

En octavo lugar, la amistad con ADONÁI trae consigo Sus consejos y sus revelaciones, que son todo nuestro tesoro. No hay nada que podamos llevarnos a la tumba ni al Cielo, sino aquello que El nos revelò y nos enseñò. Dice en Mishlèi/Comparaciones/”Prov.” 27:9: “Loción y perfume deleitan el corazón y la dulzura del amigo de un hombre hace lo mismo con su consejo de corazòn.” Imagìnense lo que es, cuando “la dulzura del amigo” es Elohìm mismo! Los invito a imitarme: tengo un cuaderno que titulè “man hù”  (el mal traducido “manà”), que lo percibo como el alimento espiritual de cada mañana que Elohìm le pido y me dà. Cada mañana casi, recibo Su “man hù” espiritual, Su comida espiritual, que siempre varìa: a veces es un consejo, a veces es una orden, a veces es una revelaciòn sobre algo en el Tanàj, a veces es una admoniciòn/musàr, dicièndome lo que tengo que cambiar respecto a alguien y a veces es un consuelo, dicièndome que no me preocupe por esto o por aquello, que lo deje en Sus manos.

Hay un proverbio en Yìiddish muy bueno: “Hay tres tipos de amigos: los que son como comida, sin la cual uno no puede vivir; los que son como medicinas, a los cuales uno necesita ocasionalmente, y los que son como una enfermedad, a los cuales no deberìamos tener nunca cerca.” Elohìm ciertamente que es nuestra Comida diaria, que nos sustenta, nos quita el hambre y nos hace sentir satisfechos.

Visto 259 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Carrito