Viernes, 18 Octubre 2019 08:33

PARASHÁH 54 VE'ZÓT HA'BRAJÁH / וזאת הברכה / LA BENDICIÓN

Escrito por
Valora este artículo
(10 votos)

DIFUNDIENDO EL JUDAÍSMO MESIÁNICO RENOVADO PARA TODA LATINOAMÉRICA, LOS EE.UU. Y EUROPA

PARASHÁH 54
VE'ZÓT HA'BRAJÁH / וזאת הברכה / LA BENDICIÓN

20 DEL MES SÉPTIMO DEL 5780
19 DE OCTUBRE DEL 2019

Lectura de la Toráh: Dvarím/Palabras/Dt. 33:1 – 34:12
Lectura de la Haftaráh: Iehoshúa/Josué 1:1 – 1:18

Por Julio Dam
Rébbe Mesiánico Renovado

Copyright © 2019 por Julio Dam. Invitamos a nuestros lectores a visitar nuestro sitio, www.beitshalom.org, con muchos artículos y parashót gratuitas y libros. Todos los derechos de autor reservados. Prohibida la reproducción, venta o la colocación en Internet, sin permiso escrito del autor. Toda colocación en Internet, reproducción en forma impresa, o enseñanza oral de esta parasháh, debe conservar y/o mencionar el nombre del autor y demás datos identificatorios. TAMPOCO SE PUEDE IMPRIMIR Y VENDER NADA DE LO QUE HEMOS PUBLICADO EN NUESTRO SITIO EN INTERNET, EN NINGÚN OTRO PAÍS. LOS QUE VIOLEN ESTOS DERECHOS DE AUTOR SERÁN TRATADOS COMO ANATEMA POR ELOHIM. Si usted desea suscribirse o des-suscribirse automáticamente a la parasháh y/o la Carta de Aliento de la Rabina, escriba su iméil a www.beitshalom.org. ¡Muchas gracias!

COMENTARIO DE LA PARASHÁH

EL ELOHÍM DE MISERICORDIA/RAJMANÚT

En esta parasháh, termina la Toráh entera con un acto de misericordia/rajmanút de Iahvéh: Dvarím/Dt. 34:6: “Y Él enterró a Moshéh entre las peñas”. El Talmúd también recuerda que la misma Toráh comienza con un acto de misericordia/rajmanút de Iahvéh: Be Reshít/”Gen.” 3:21: “Y Elohím les hizo al hombre y a su esposa una vestidura de cuero y los vistió”.

En ambos casos, Elohím vistió a Su creación: a Moshéh lo vistió de tierra, para que su cuerpo no estuviese a la intemperie y fuese comido por los cuervos y a Adám y Javáh, los vistió con “ór/cuero” para que no tuviesen vergüenza.

¡Qué sería de nuestra vida sin la misericordia/rajmanút de Elohím! ¡Pobre de nosotros si no tuviésemos Su rajmanút! En estos días que hemos pasado, aquellos que hemos hecho un esfuerzo para cambiar, para limpiar nuestras vidas, nuestras almas y corazones de todo el mal que anidaba allí, podemos sentir la diferencia y podemos decir: “¡Maléh Rajamím Atáh!/”Lleno de Misericordia eres Tú, Elohéinu, Ábale(Papito)! “¡Maléh Rajamím Atáh!

Ninguno de nosotros puede, sinceramente, decir que merece Su enorme Rajmanút. Todos nosotros pecamos. Todos nosotros dejamos de cumplir Su voluntad, Su Toráh para los demás y para Él. Pero sólo El, “¡Maléh Rajamím Atáh!, nos perdona, una y otra vez. “¡Maléh Rajamím Atáh!

El rav Rashí, francés del Siglo 12, dijo que la expresión bien común en la Toráh: “Iahvéh Elohím” tiene dos significados: “Iahvéh” significa el rasgo de carácter/midáh de Elohím de “rajmanút”, mientras que “Elohím” tiene la midáh (el rasgo de carácter) de “juicio/dín”. Iahvéh Elohím hizo el Universo con estos dos midót: con juicio pero atemperado con rajmanút. ¡Oí va vói! /Ay de nosotros si no fuese así! En Béit Shalóm siempre decimos que Elohím tiene el Amor de madre (rajmanút) y el Amor de Padre (Din/juicio), mezclados, pero que el Amor de Madre se impone sobre el Amor de Padre para Sus hijos.

¿Cuánto duraríamos nosotros si la Mano de Iahvéh se manifestaría en nosotros cada vez que pecamos? ¿Cuánto duraríamos si El nos castigara con Amor de Padre cada vez que cometiéramos una falta de los Mandamientos? ¿Cuánto viviríamos?

Su rajmanút nos permite seguir viviendo, aun cuando no cumplimos lo que le hemos prometido a Elohím hacer, o dejar de hacer, decir o dejar de decir. “¡Maléh Rajamím Atáh! ¡Bendito Sea Su Nombre! Su misericordia nos permite que El siga aguantando nuestra desobediencia y nuestra insensibilidad. La sangre de Ieshúah, ¡Bendito Sea Él!¡Barúj Hú! nos permite seguir recibiendo Sus bendiciones/brajót.

¡Qué desagradecidos que somos! ¡Qué poco vemos de lo que Él hace por nosotros cada día de nuestras vidas! ¿Cómo no vemos las veces que nos salva de accidentes, de problemas, de situaciones que pueden ser mortales o peligrosas y ni sale un “gracias Elohím” de nuestra boca porque, en nuestra ignorancia espiritual, no vemos Su cuidado ni Su perdón sobre nuestros pecados y nuestra vida entera, tan lejos de Su propósito y de Su Palabra Santa.

¿Cuántas veces al día agradecemos a Elohím por Su mano salvadora, por Su bendición sobre nuestras vidas, nuestro trabajo, sobre nuestra familia? ¿Vemos esa bendición? ¿La sentimos acaso? Cada día que pasa y que podemos caminar, que podemos respirar sin dificultad, sin una enfermedad, sin tener obstáculos para comer, para dormir, ¡es una bendición de Elohím! ¿Lo vemos así? ¿Vemos Su rajmanút para nosotros? ¿Vemos Su perdón, especialmente en estos días, en que los “días horrendos/iamím ha noraím” han pasado y nosotros seguimos con vida por Su rajmanút?

Elohím ha prometido ser misericordioso aun cuando fallemos, aun cuando no cumplamos lo que le prometimos, para todos aquellos que buscan Su Presencia en sus vidas.

La paciencia/savlanút de Elohím es enorme, mucho más de lo que podemos imaginarnos. Si queremos saber cuán enorme es, imaginémosnos a nosotros en lugar de un patrón que toma empleados, con el convenio de que hagan un trabajo, y cada vez que nos damos vuelta, están tomando café o están acostados, durmiendo, mientras que nuestra obligación es pagarles cada fin de semana, mientras ellos han dormido la mitad de la semana de “trabajo”. Esa es la imagen que Elohím tiene de nosotros, Sus “esclavos”—aunque tendríamos que serlo de verdad y no de “juguete”.

La paciencia de Elohím con Sus hijos es infinita. Si sólo supíesemos lo grande que es Su paciencia/savlanút con nosotros, que no la merecemos y que no se la damos a nadie que se comporte como nosotros nos comportamos con El, ni siquiera a miembros de nuestra propia familia.

Es esa misericordia/rajmanút que Elohím desea que tengamos para con los que nos rodean, como dice en Mat. 12:7: “misericordia/rajmanút quiero y no sacrificios/korbanót”. Lo que realmente quiere decir esto no es que Elohím HA RENUNCIADO A RECIBIR SACRIFICIOS, sino que los desea de hijos con el corazón lleno de misericordia, lo que es algo diferente. (No estamos hablando de sacrificios en el Templo de Irushaláim, sino en el Tercer Templo que somos nosotros todos, los judíos mesiánicos, según 1ª P. 2:4-5.)

Mélej Davíd (el rey David) nos promete en la Tehiláh 23:6: “el bien y la rajmanút (de Elohím) me seguirán todos los días de mi vida”. Y en la Teh. 13:5 dice: “yo en tu rajmanút he confiado”. ¿Y usted, hermano querido mío? Confía en la rajmanút de nuestro Elohím? ¿En que El lo perdonó de los pecados que cometió y de los cuales se arrepintió en estos días de pedir perdón?

Ishaiáhu 54:8 nos promete: “con eterna rajmanút tendré compasión de ti”. ¡ETERNA rajmanút! ¡ÉSE es el Elohím al que seguimos! ÉSE es el Elohím en que confiamos!

Si decimos que somos hijos de Elohím, debemos practicar nosotros también Su rajmanút para con todos los que nos rodean.

¿Qué es rajmanút en términos prácticos? Es tener piedad, ser benevolentes, perdonar a los que nos ofenden y nos insultan, olvidar (o tratar de olvidar). Tener compasión de ellos, porque Iahvéh tiene compasión de nosotros. Ese tiene que ser la “vara de medir” a los demás. Como dice en Vaikráh/Y llamó/”Lev.” 19:18: “Amarás (con amor ahaváh) a tu amigo como a ti mismo”. Tenemos que tener rajmanút con los pobres, especialmente con los pobres, porque ellos no conocen al Elohím de Israel y nada tienen. Debemos tener la mayor rajmanút con aquellos que no tienen ni a Él ni nada material, ya que nada nos pueden dar ni retribuir y precisamente por eso es que Elohím nos va a juzgar con ellos. Los pobres son un reflejo de la rajmanút de Elohím para con nosotros, que nos rescató del no tener y del no ser de que no Lo conoce. Los pobres son doblemente pobres: no sólo no tienen nada, sino que tampoco tienen a Elohím, la mayor parte de las veces.

¡Que El Elohím de Israel y el Mashíaj de Israel nos dé la sabiduría/jajmáh de entender y poner en práctica esta rajmanút de Él!

Visto 499 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Carrito