Viernes, 23 Agosto 2019 08:39

PARASHÁH 46 EKÉV / עקב / PORQUE

Escrito por
Valora este artículo
(16 votos)

DIFUNDIENDO EL JUDAÍSMO MESIÁNICO RENOVADO PARA TODA LATINOAMÉRICA, LOS EE.UU. Y EUROPA

PARASHÁH 46
EKÉV / עקב / PORQUE

23 DEL MES QUINTO DEL 5780
24 DE AGOSTO DEL 2019

Lectura de la Toráh: Dvarím/Palabras/Dt. 7:12 – 11:25
Lectura de la Haftaráh: Ieshaiáhu/Isaías 49:14 – 51:3

Por Julio Dam
Rébbe Mesiánico Renovado

Copyright © 2019 por Julio Dam. Invitamos a nuestros lectores a visitar nuestro sitio, www.beitshalom.org, con muchos artículos y parashót gratuitas y libros. Todos los derechos de autor reservados. Prohibida la reproducción, venta o la colocación en Internet, sin permiso escrito del autor. Toda colocación en Internet, reproducción en forma impresa, o enseñanza oral de esta parasháh, debe conservar y/o mencionar el nombre del autor y demás datos identificatorios. TAMPOCO SE PUEDE IMPRIMIR Y VENDER NADA DE LO QUE HEMOS PUBLICADO EN NUESTRO SITIO EN INTERNET, EN NINGÚN OTRO PAÍS. LOS QUE VIOLEN ESTOS DERECHOS DE AUTOR SERÁN TRATADOS COMO ANATEMA POR ELOHIM. Si usted desea suscribirse o des-suscribirse automáticamente a la parasháh y/o la Carta de Aliento de la Rabina, escriba su iméil a www.beitshalom.org. ¡Muchas gracias!

Dvarím/Palabras/”Dt.” 7:18: “No les temerás, sino que te acordarás bien de lo que hizo ADONÁI tu Elohím al Paró y a todo Mitzráim/Egipto.”

COMENTARIO DE LA PARASHÁH

¡NO TEMAS, ELOHÍM ES EL QUE VA CONTIGO!

Vivimos una vida llena de temores de todas clases: le tenemos temor a esto, o a aquello, algunos de nosotros a casi todo, cuando los que estamos con Elohím deberíamos temer sólo a una sola cosa: ¡a Elohím! Dice el Tanáj en la Teh. 111:10 que “El temor a Elohím es el principio de la sabiduría”. ¡Qué gigantesca verdad es esta! Sin embargo, tememos mucho más lo que nos pueda suceder, que lo que le tememos a Él. Esto sólo es un reflejo de lo poco que sabemos, de la poca sabiduría que poseemos, desafortunadamente.

El temor nos hace querer salir corriendo a la primera oportunidad, cuando lo que tenemos que hacer es QUEDARNOS FIRMES DONDE ESTAMOS, sabiendo por bitajón/confianza, que Él está a nuestro lado derecho, junto a nosotros, y que no nos dejará.

Una y otra vez, Elohím nos dice en Su Palabra: “¡No teman!” ¿Por qué? Porque Él sabe que tenemos temor hasta de nuestra propia sombra, muchas veces, y sin razón, porque Él está con nosotros dondequiera que estemos, haciendo lo que sea que estemos haciendo, mientras sea algo bueno. Si no, sí debemos temer: ¡pero no a los hombres, ni a ha satán, sino a Él!

Dice en Dvarím/”Dt.” 31:6: “ADONÁI Elohím es el que va contigo; no te dejará ni te desamparará.”

Es el enemigo quien instila temor en nosotros para que no podamos hacer lo que nos encargó Elohím que hagamos, o que digamos, para atormentarnos y hacernos la vida imposible. Mas nosotros no debemos plegarnos a ese temor que viene del diablo, sino estar más firmes que nunca.

Hay personas que viven con ese temor a lo desconocido, a lo que ha satán puede hacerles, y lo temen toda la vida, y por lo tanto, viven una vida miserable, llena de preocupaciones y de tropiezos, cuando Elohím nos dice: “Elohím es el que va contigo”. ¿De quién vamos a temer, si creemos a Su Tanáj?

APRENDIENDO A SUSTITUIR EL MIEDO POR EL TEMOR A ELOHÍM

Además, lo importante en nuestras vidas es sustituir todos nuestros miedos por el Espíritu/Rúaj Ir´át ADONÁI, el Espíritu de Temor a ADONÁI, que algunos han traducido equivocadamente como reverencia.

De nada debemos temer en nuestra vida si lo tenemos a Él. Pero una vida con Elohím debe estar fundamentada en ser guiados por Él en todo lo que hacemos, y esta guía debe basarse en la obediencia total y en el temor a Él. La “reverencia” es una mera excusa para no tenerle temor, y hacer nuestra voluntad. Pero, si hacemos nuestra propia voluntad humana, en vez de la de Él, ¿dónde vamos a ir a parar? Este es el fundamento del Rúaj Ir´át ADONÁI, el Espíritu de Temor a ADONÁI.

Dice en la Tehiláh 112:1-2: “Bienaventurado el hombre que teme a ADONÁI y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Su descendencia será poderosa en la tierra.”

Debemos tener ambas cualidades: 1) Temer a Elohím y 2) deleitarnos en sus mandamientos.

¿Por qué, se preguntará alguno de nuestros lectores, debemos tener temor a Elohím? Dostoievski, el escritor ruso, lo dijo al revés, pero el significado final es el mismo: “Si no hay Dios, todo está permitido”. En otras palabras, se puede matar, robar, saquear, hacer cualquier cosa, si Elohím no está allí. Pero como nosotros sabemos que Él sí está allí, y no sólo está, sino que nos ve haciendo, pensando, hablando, tenemos que TEMBLAR pensando en lo que pensamos, decimos y hacemos, para no recibir castigos de Él, para nuestro bien. Parafraseando a Dostoievski, yo diría: “Dado que sí hay un Elohím, NADA está permitido, si no es por su permiso expreso”.

Se nos ha enseñado a veces que los Mandamientos están ”paseé”, que ya fueron sustituidos por la “gracia”. Sin embargo, hay alrededor de sesenta versículos en el P.R. que hablan de que sí tenemos que cumplir los Mandamientos. La Versión Reina-Valera 2000, después de cientos de años, tiene Rev. 22:14 correctamente traducida: “Bienaventurados los que guardan los Mandamientos…”

El libro de Mishléi/”Prov.” está lleno de versículos que hablan de los beneficios de tener el Temor a ADONÁI. (1:7, 8:13; 10:27, etcétera). En ellos se dice que el tener Temor a ADONÁI es el principio del conocimiento, prolongará nuestra vida, nos hará odiar el mal, etcétera.

Si no tenemos ese temor, le haremos el juego al mal y él nos corromperá. Nuestras vidas van a ser acortadas por nuestra negativa a hacer la Palabra de Elohím. No llegaremos a conocer el Amor de ADONÁI que nos da confianza en nuestra salvación. Si caemos en el mal, no estaremos motivados a arrepentirnos  y volvernos a Elohím  y no vamos a estar realmente motivados a “trabajar en nuestra salvación”. Debemos trocar nuestro temor a los seres humanos y a todo lo que provenga del hombre, por el temor a ADONÁI, para dejar de sentir temor por nada, excepto por Él.

Sin el temor a ADONÁI, no podemos agradar a Elohím, dice Is. 66:1-2. Sólo la persona que tiembla a Su Palabra, tiene la promesa de Elohím de recibir su misericordia, según Teh. 103:16-18.

CÓMO DESARROLLAR EL TEMOR A ADONÁI

El temor a Elohím viene a través de leer y aceptar la Palabra/el Tanáj de Elohím. Así como “la fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Elohím (Ro. 10:17), lo mismo se puede decir del “Temor a ADONÁI”.

En Dvarím 31:10-13 se les dice a los judíos, al Pueblo de Elohím que se junten y escuchen la Palabra de Elohím. ¿Para qué? Para que puedan aprender el Temor a ADONÁI. Dice en la Teh. 25:12: “¿Quién es el hombre que teme a ADONÁI? Él le enseñará el camino que ha de escoger”. Entonces, para que Elohím nos enseñe el camino que tenemos que seguir, primero tenemos que tener temor a ADONÁI. Algunos solo leen porciones de la Toráh que hablan del amor de Elohím, pero evitan leer las partes que hablan del temor a ADONÁI. Otros desarrollan una actitud de permisividad, como si a Elohím no le importara que no fuésemos apartados para Él (“Santos”), ni que siguiéramos el camino recto, que son los Mandamientos.

Tampoco debemos concentrarnos en el terror a Elohím, dejando a un lado la benevolencia y el perdón de Elohím para todos aquellos que pecan. Debemos mantener un equilibrio entre los dos sentimientos.

La Teh. 25:14 dice: “La comunión íntima de Elohím es con aquellos que le temen, y a ellos hará conocer su pacto”.

Este versículo es clave para entender que Elohím sólo tiene una relación íntima con aquellos que le temen, lo cual es lógico: si a uno no le importa lo que hace, o lo que Elohím desea de uno, o exige de uno, y quiere tener comunión íntima con Él, esto no tiene valor, porque Elohím no puede confiar en él, porque no sabe qué va a hacer cuando tenga ganas de pecar, lo va a hacer, por no tener el temor a Él, que nos saca de la senda del pecado.

Algo muy parecido dice en la Tehiláh 89:7: “Elohím debe ser grandemente temido en la congregación de los santos”.

¿Para qué necesitamos el “Temor a ADONÁI”? ¡Para estar seguros de que vamos “a trabajar en nuestra salvación con temor y temblor!” Dice en Heb. 4:1-2: “Por lo tanto, temamos, porque todavía queda un Shabát en el cual entrar, no sea que alguno no llegue a entrar.” En 2ª Co. 7:1: “Por lo tanto, teniendo estas promesas, queridos, limpiémonos de toda suciedad de la carne y del espíritu, perfeccionando nuestra santidad en el Temor a ADONÁI”. ¿Está usted perfeccionando su santidad en el temor a Elohím? La Tehiláh 33:18 dice: “He aquí el ojo de Elohím sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia”.

Cuando hacemos todo por temor a Elohím, ya el temor al hombre no nos va a tomar, porque no estamos siguiendo el camino humano, sino la Voluntad de Elohím, y ya estamos cubiertos por Su Protección y por Su cuidado, y no debemos tener temor de nada ni de nadie, porque estamos haciendo Su Voluntad.

EL TEMOR A ADONÁI VA A TRAER PUREZA

Dice en la Teh. 19:9: “El temor a Adonái es limpio y vive para siempre; los juicios de ADONÁI son verdaderos y totalmente rectos”.

El temor a ADONÁI nos va a mantener limpios de pecado, cuando el tener amor ahaváh no lo va a hacer, porque el temor es fuerte, y nos impide pecar, mientras que el amor ahaváh puede, y coexiste con el pecado, aunque no queramos, ya que basta un momento de debilidad para que pequemos, aunque sea en algo pequeño, pero ya lo hemos hecho. En cambio, el temor rige nuestra vida en todos los sentidos y  no nos permite pecar.

El Rúaj de temor a ADONÁI en nuestros corazones nos va a transformar en lo que deberíamos ser. El temor a Elohím es tan fuerte que nos va a llevar, aunque sea poco a poco, a ser lo que Él desea que seamos, aunque no sea más que por temor, para no caer. De a poco, año tras año, llegaremos a ser lo que Él desea que seamos.

EL TEMOR A ADONÁI VA A AFECTAR TODA NUESTRA VIDA

En la Teh. 34:9 dice: “Teme a ADONÁI, ustedes, sus santos: porque no tiene necesidad (de nada) el que le teme”. Va a afectar su matrimonio. Dice en Ef. 5:21: “Sométanse los unos a los otros en el temor a ADONÁI.” Cuando el matrimonio está vivido dentro del marco del temor a Elohím, las cosas marchan mucho, mucho mejor: hay más confianza, hay más tranquilidad y shalóm dentro del hogar. También afecta nuestras relaciones. Dice en Col. 3:22: “Esclavos, obedezcan en todo a sus amos de acuerdo con la carne; no superficialmente, como los que complacen a los hombres; sino en unidad de corazón, temiendo a Elohím”.

También va a afectar nuestra felicidad y santidad. Dice en Mishléi/”Prov.” 1:7: El temor a Elohím es el principio de la sabiduría; pero los tontos desprecian a la sabiduría y a la instrucción (espiritual)”.

El temor a Adonái va a afectar nuestra adoración y nuestra forma de orar. Dice en Kohélet/”Ecles.” 5:1: “Guarda tu pie cuando vayas a la Casa de Elohím, y disponte más a oír, que a dar oídos a los tontos: porque no toman en cuenta lo que es malo”.

No hay temor a Elohím en el corazón humano, excepto para los que lo pedimos y lo obtenemos y vivimos con ese temor a hacer, decir, o inclusive pensar algo que le desagrade o que sea directamente pecado.

Por último, el temor a Adonái es una cura para las cosas hechas por el hombre. Dice la Teh. 34:7: “El ángel de ADONÁI encampa alrededor de aquellos que lo temen, y Él los libera”.

¡Oremos todos los días para que Elohím nos dé Su temor!

Visto 600 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Carrito