Bienvenido al sitio de Beit Shalom - Judaísmo Mesiánico Renovado, un lugar donde encontrarás lineas guías y herramientas para el inicio y la continuación de tu crecimiento espiritual logrando una mejor comprensión de los elementos básicos del Judaísmo y muchos otros aspectos que involucra ser Mesianico Renovado.

Sábado, 17 Junio 2017 13:58

PARASHÁH SHLÁJ LEJÁH/ENVÍA TÚ MISMO

Escrito por 
Valora este artículo
(8 votos)

DIFUNDIENDO EL JUDAÍSMO MESIÁNICO RENOVADO PARA TODA LATINOAMÉRICA, LOS EE.UU. Y EUROPA

PARASHÁH 37
SHLÁJ LEJÁH/ENVÍA TÚ MISMO

23  DEL  MES  TERCERO (SHIVÁN) del 5778
17 del MES DE JUNIO DEL 2017

Por Julio Dam
Rébe Mesiánico Renovado

Copyright © 2017 por Julio Dam. Invitamos a nuestros lectores a visitar nuestro sitio, www.beitshalom.org, con muchos artículos y parashót gratuitas y libros. Todos los derechos de autor reservados. Prohibida la reproducción, venta o la colocación en Internet, sin permiso escrito del autor. Toda colocación en Internet, reproducción en forma impresa, o enseñanza oral de esta parasháh, debe conservar y/o mencionar el nombre del autor y demás datos identificatorios. Los que violen este derecho de autor serán tratados por Elohím. Si usted desea suscribirse o des-suscribirse automáticamente a la parasháh y/o la Carta de Aliento de la Rabina, escriba su iméil en www.beitshalom.org. ¡Muchas gracias!

COMENTARIO DE LA PARASHÁH
¿CUÁL ES NUESTRA ACTITUD DELANTE DE ELOHÍM?

Moshéh les advierte a los israelíes en contra de ir a conquistar la tierra por su cuenta: “¿Por qué están transgrediendo la orden de ADONÁI?” No tendrán éxito. No suban, porque ADONÁI no está entre ustedes, para que no sean vencidos delante de vuestros enemigos” (Ba Midbár/En el Desierto/”Núm.” 14:41-42). Pero los israelíes no siguieron el consejo de su líder: “Subieron a lo alto del monte (“Núm.” 14:44)

Esto nos tiene que enseñar algo, algo muy importante que tiene mucho valor a la hora que necesitamos algo DE Elohím: ¿Cuál es nuestra actitud  hacia Él? ¿Cuál es nuestra actitud hacia todo?

¿Qué es una “actitud”? Podemos definirla como una posición mental y emocional respecto a una situación o persona, que involucra creencias y valores y voluntad de actuar de cierta manera hacia esa situación o persona. Su actitud es la suma de sus ideas, reglas (automáticas) y afinidades que existen en su mente.

Su actitud es cómo reacciona usted a lo que lo rodea, ya sea una situación, un problema o una persona, o lo que esta persona le dice o hace. Más importante que todo esto es cómo reaccionamos ante lo que nos sucede, ya que, como todos nuestros queridos lectores que nos siguen semana tras semana, no hay NADA que suceda “por casualidad” sino que es enviado por Elohím o permitido por Él para enseñarnos/mostrarnos algo.

¿CÓMO REACCIONA USTED ANTE UN PROBLEMA? ¿ANTE UNA ORDEN EXPRESA DE ELOHÍM?

Tenemos ejemplos de una BUENA ACTITUD hacia Elohím, en Avrám, (Gn. 12:4-5) cuando éste dejó todo lo que tenía y era y siguió las órdenes de Elohím sin discutir, y sin poner peros. Luego tenemos a Kalév (Núm. 13:30) en nuestra parasháh, que dice: “Entonces, Kalév silenció al pueblo delante de Moshéh y dijo: ‘Debemos ir y tomar posesión de la tierra, porque ciertamente que podemos hacerlo’”. También tenemos un ejemplo de buena actitud en Nejémiah 1:4: “Cuando escuché todo esto, me senté y lloré. Durante algunos días estuve de duelo y ayuné y oré delante del Elohím de los Cielos”.

Estas buenas actitudes muestran a hombres de Elohím que se basaban en la Voluntad de Elohím y trataban de seguirla. Avrám, por orden de Elohím, empacó todo lo que tenía (que no sería mucho) y se fue a un lugar desconocido aún para él, sólo porque confiaba en Su Elohím. Kalév sabía que no había nada que pudiese ponerse delante de la Voluntad de Elohím al conquistar lo que Elohím quería que los israelíes conquistaran. Él tuvo una actitud de acuerdo a la Voluntad de Elohím. Nejémiah lloró por el destino de sus compatriotas y hasta admitió la culpa del pueblo delante de Elohím y oró para que Elohím perdone a Israel. Estos tres hombres sabían que cualquier cosa que Elohím pidiese, sería para el bien de Israel y de ellos mismos y creían que Elohím era totalmente justo en todo lo que hacía y pedía de ellos y que a Él le gustaba la humildad y el arrepentimiento delante de los pecados de Israel y de cada persona.

También tenemos ejemplos de UNA MALA ACTITUD hacia Elohímen Kaín (Gn. 4:5): “pero sobre Kaín y su ofrenda, no  le cayó bien. Así, Kaín estaba muy enojado y su cara estaba cabizbaja”.

Otro ejemplo de MALA ACTITUD es la de Ióv: “Diré a Elohim: No me condenes, más díme qué cargos tienes contra mí”. Otra es la Iónah en Iónah 4:3: “Ahora, Elohím, toma mi vida, porque es mejor para mí morir que vivir”.

Kaín era un rebelde, que quería hacer sacrificios de acuerdo con SU OPINIÓN de lo que era bueno, y no de acuerdo a lo que Elohím creía que era bueno. Ióv tenía orgullo, al creer que era lo suficientemente justo como para ser encontrado sin culpa delante de Elohím por su comportamiento. Iónah el Profeta estaba enojado cuando Elohím le ofreció a los Ninivitas una oportunidad para ser perdonados.

Los tres actuaron de acuerdo a sus propios deseos: Ellos querían que las cosas fuesen de acuerdo a lo que ELLOS pensaban que tendrían que serlo y no como ELOHÍM QUERÍA QUE LO FUESEN. Fueron sus malas ACTITUDES delante de Elohím que les trajeron problemas.

El más grande ejemplo para cualquier actitud nuestra, claro, es la Ieshúa ha Mashíaj: En Mt. 22:37-40 nos recordó los más grandes mandamientos que Elohím nos dejó: “Amar a Elohím con toda nuestra alma, nuestra mente y nuestro esfuerzo y a nuestro compañero como a nosotros mismos”.

En Mt. 23:37 tuvo COMPASIÓN por Irushaláim: “Irushaláim, Irushaláim, que matas a los profetas y lapidas a quienes son enviados a ti. Cómo quise reunir a tus hijos…pero tú no quisiste”.

En Mt. 26:42 tuvo OBEDIENCIA: “Él se fue por segunda vez y oró: Ábba/Padre, si no es posible que esta copa sea quitada, QUE SEA HECHA TU VOLUNTAD”.

ACTITUDES PREVIAS

Tenemos la opción de tener dos tipos de ACTITUD PREVIA: una actitud de victoria o una actitud de derrota; todo está en nuestra mente y nuestro poder de decisión para cambiar una actitud de derrota en una de victoria. NO tenemos que ser derrotistas; sólo CREEMOS que nuestro pasado o nuestra “mala suerte” lo decide. Sólo Elohim decide cada cosa; quien no ha aprendido todavía esto, no ha aprendido gran cosa respecto a Elohím.

DEBEMOS PREPARARNOS

Nosotros, los judíos mesiánicos por sangre y/o por fe, debemos prepararnos para adquirir una buena actitud delante de Elohím. Dice en 2ª Tim. 4:2: “Enseñen la Palabra; prepárense en época y fuera de época; corrijan, reprendan y den ánimo con gran paciencia y cuidadosa instrucción”.

DEBEMOS ENFOCARNOS

Dice en Fil. 4:8: “Finalmente, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo que sea honesto, lo que sea justo, todo lo que sea puro, amoroso, lo de buena fama; si existe algo de virtud y si hay algo que alabar, piensen en todo esto.”

DEBEMOS AMARNOS

Dice en 1ª Ioj. 4:7: “Amados, amémosnos los unos a los otros, porque el amor proviene de Elohim. Todo el que ama ha nacido de Elohím y conoce a Elohím.”

DEBEMOS PERSEVERAR

Está escrito en Iaakóv 1:2-4: “Consideren como gozo puro, hermanos míos, cuando se enfrenten a pruebas de todas clases, porque sabrán que la prueba de vuestra fe desarrolla la perseverancia; la perseverancia debe terminar su trabajo para que puedan llegar a ser maduros y completos, sin que les falte nada”.

DEBEMOS ENTRENARNOS CONTINUAMENTE

Está escrito en 1ª Cor. 9:25-27: “Todos los que compiten en los juegos se entrenan estrictamente. Lo hacen, para recibir una corona que no va a durar; mas, nosotros lo hacemos para conseguir una corona que durará eternamente. Por lo tanto, no corran como un hombre que corre sin rumbo; yo no lucho como un boxeador que golpea el aire; No, golpeo mi cuerpo y lo hago (mi) esclavo, para que, cuando haya terminado de enseñar a los demás, yo mismo no quede descalificado para el premio.”

Las actitudes afectan nuestro comportamiento porque son ya parte de nuestra personalidad. Para crear actitudes buenas delante de Elohím, debemos aprender ideas de Elohim, sentimientos e inclinaciones que provengan de Elohím. Debemos hacer el máximo esfuerzo continuo de hacer nuestra mente como la de Ieshúa.

Pero, ¿cómo podemos lograr la mente de Ieshúa, si no sabemos cómo es Su Mente, cómo Él piensa? NADIE puede conocer la Mente de Elohím, como dice Is. 55:9: “Como los Cielos son más altos que la tierra, así son Mis caminos más altos que vuestros caminos y Mis pensamientos que los vuestros”. Pero podemos conocer a Elohím a través de Su Palabra, que es Ieshúa: “En el Principio estaba la Palabra/Davár, y el Davár estaba con ELOHÍM y el Davár era Elohím” (Ioj. 1:1). Tenemos a Ieshúa, que es La Palabra, y tenemos Su Palabra Escrita, Su Tanáj, que es nuestro para estudiarlo y adaptarlo a nuestra personalidad, incorporarlo a nuestra personalidad.

¿QUÉ BUSCA ELOHÍM EN UN HOMBRE?

Una de las cosas que podemos encontrar en Su Palabra, en el Tanáj, es lo que Elohím busca de nosotros. Una de esas cosas es SER DIGNO DE CONFIANZA. Como se acostumbra en el Talmúd, esto se puede explicar mejor componiendo un mashál/metáfora, que, como todas las mishléi/metáforas, comienza así: “Había una vez un rey que era muy rico. Pero, de tan rico que era, tenía muchos tesoros en su palacio, tesoros que eran fácilmente localizados para un ladrón habilidoso. Debido a esto, el rey tenía desconfianza de todos sus esclavos, pues temía que lo robaran, por lo que continuamente estaba en guardia con los nuevos esclavos que entraban a servirlo…”

¿ES USTED UN ESCLAVO (NO UN “SIRVIENTE”) DE ELOHIM? ¿ES USTED UN ESCLAVO DIGNO DE CONFIANZA PARA EL REY?

Nejémiah, a quien mencionamos más arriba, era un hombre de confianza para Artajerjes, quien le había encomendado su seguridad personal. Elohím usa personas dignas de confianza, fieles y que LE OBEDEZCAN. Dice Lc. 16:10-13: “Un sirviente puede servir a dos patrones. Menospreciará a uno y amará al otro o querrá mucho a uno y despreciará al otro. Ustedes no pueden servir a la vez a Elohím y a las riquezas.”

Nosotros creemos que Elohím busca capacidades, pero, en realidad, Elohím busca hombres (y mujeres) de confianza, creíbles y disponibles, que no estén “demasiado ocupados” para servirle. Uno puede pensar: “Yo no sirvo para hacer esto o aquello”. Elohím no te está preguntando si sirves. Te está preguntando otras (ocho) cosas:

LAS OCHO CARACTERÍSTICAS QUE BUSCA ELOHÍM EN UN HOMBRE

  1. ¿Eres sensible a la gente?
  2. ¿Eres confiable?
  3. ¿Puede Elohím apoyarse en ti para hacer algo?
  4. ¿Estás dispuesto a dejarlo todo para hacer Su voluntad?
  5. ¿Se puede creer en ti?
  6. ¿Tienes persistencia?
  7. ¿Tienes carácter?
  8. ¿Estás en crecimiento (tanto mental como espiritual)?

Analícese y vea cuántas de estas características que hemos nombrado en toda esta parasháh son suyas y qué puede hacer, en el día a día, para incorporar las demás características a su personalidad para Elohím.

Visto 144 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.