Bienvenido al sitio de Beit Shalom - Judaísmo Mesiánico Renovado, un lugar donde encontrarás lineas guías y herramientas para el inicio y la continuación de tu crecimiento espiritual logrando una mejor comprensión de los elementos básicos del Judaísmo y muchos otros aspectos que involucra ser Mesianico Renovado.

Viernes, 10 Marzo 2017 04:54

PARASHÁH TETZAVÉH/ORDENARÁS

Escrito por 
Valora este artículo
(8 votos)

DIFUNDIENDO EL JUDAÍSMO MESIÁNICO RENOVADO PARA TODA LATINOAMÉRICA, LOS EE.UU. Y EUROPA

PARASHÁH 20
TETZAVÉH/ORDENARÁS

13 DEL MES DUODÉCIMO DEL 5777
11 DEL MES  DE  MARZO DEL 2017

Lectura de la Toráh: Shemót/Nombres/“Ex.” 27:20-30:10
Lectura de la Haftaráh: Ezekíah 43:10-27

Por Julio Dam
Rébe Mesiánico Renovado

Copyright © 2017 por Julio Dam. Invitamos a nuestros lectores a visitar nuestro sitio, www.beitshalom.org, con muchos artículos y parashót gratuitas y libros. Todos los derechos de autor reservados. Prohibida la reproducción, venta o la colocación en Internet, sin permiso escrito del autor. Toda colocación en Internet, reproducción en forma impresa, o enseñanza oral de esta parasháh, debe conservar y/o mencionar el nombre del autor y demás datos identificatorios. Los que violen este derecho de autor serán tratados por Elohím. Si usted desea suscribirse o des-suscribirse automáticamente a la parasháh y/o la Carta de Aliento de la Rabina, escriba su iméil en www.beitshalom.org. ¡Muchas gracias!

Shemót/Palabras/”Ex.” 28:2-4: “Y te harás para tu hermano Aharón, vestimentas de santidad, que sean para honor y esplendor. Y tú hablarás con todos los sabios de corazón, a quienes Yo le he dado Rúaj Jajmáh/Espíritu de sabiduría para que confeccionen las vestimentas de Aharón para consagrarlo como Mi sacerdote/kóhen. Estas son las vestimentas que deberán confeccionar: Un pectoral/jóshen, un delantal/efód, y un delantal/meíl, una túnica/ketónet bordada a cuadros, un turbante/mitznéfet y una faja/avnét.

COMENTARIO DE LA PARASHÁH
NUESTRAS ROPAS ESPIRITUALES

Las cuatro vestimentas del Kóhen, quien debía portarlas cada vez que entraba al Santo Templo de Irushaláim, son un símbolo para nosotros de las cosas de Arriba/mi le Málah. Según Shemót 19:6 Elohím nos llamó a ser “un reino de sacerdotes y gente kadósh/santa” y estas vestimentas simbolizan nuestra actitud en general mientras estamos en la carne, preparados para la lucha, como lo dice Ef. 6: 13:17, donde se nos dan seis vestimentas, las últimas dos espirituales, que el Pueblo Judío que no era profeta o que no cree en Ieshúa no puede tener:

“Por esto (porque no tenemos “lucha contra sangre y carne” v.17) colóquense la armadura/”panoplia” completa de Elohím, para que puedan aguantar en el día malo y habiendo logrado quedar en pie, por lo tanto, párense habiéndose (1) ajustada su cintura con la verdad y (2) colocándose la coraza del camino recto, y (3) atando debajo de los pies las besorót/buenas noticias de shalóm/paz. Además, tomen (4) el escudo de la emunah/fe con la cual podrán apagar todas las flechas del malvado; y (5) el casco de victoria/soteríon (Gr.)/shúah (Heb.) y (6)  reciban la daga del Rúaj, que es el pratí de Elohím”. Hablaremos a continuación de estas seis vestiduras, que Elohím nos insta a usar, en éste, “el día malo”, que ya está con nosotros.

(1) AJUSTADA SU CINTURA CON LA VERDAD

En las armaduras, lo que ajusta todas sus partes es el cinturón o faja. Aquí dice que la faja es la verdad. ¿Por qué lo que ajusta, lo que coloca en su lugar a todo, a toda nuestra armadura es la verdad? Porque Elohím es la Verdad y todo lo que tiene relación con Su verdad vale delante de Él. Ieshúa dijo: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. Si no tenemos Su verdad, tenemos mentira. Si tenemos mentira, quiere decir que Él realmente no está funcionando en nuestra vida. Todo lo que tiene que ver con Elohim gira alrededor de la Verdad. Si la Verdad de Elohím es la que ajusta toda la armadura, no podemos tener camino recto (de acuerdo a Su punto de vista, que es el Único) si no tenemos Su verdad. Nuestro camino (religioso) puede PARECER recto, pero es un círculo hacia la derecha, como los que hacen los que se extravían en el desierto. En cambio, si tenemos a Ieshúa dentro nuestro, Y NOS DEJAMOS GUIAR POR ÉL (Rom. 8.14) entonces tendremos tanto verdad de Elohím como camino recto.

¿Qué clase de besorót/buenas noticias/”euangelion” desea usted recibir y dar? ¿Uno que está lleno de la Verdad de Elohím o uno plagado de errores y mentiras? Creemos firmemente, que es precisamente por la falta de amor a la Verdad que las besorót no han tenido el nivel de verdad que se merecen.

¿Cómo podemos tener emunáh/fe cuando lo que creemos, con el tiempo comprobamos que está lleno de engaños? No es posible. Ni siquiera es deseable. Sin embargo, si lo que creemos tiene casi un cien por ciento de Verdad de Elohím, todos van a querer parte de esa Verdad.

¿Qué clase de Palabra pratí podemos tener que no venga de Elohím? ¿Dónde vamos a ir a terminar si le hacemos caso a un demonio que nos está hablando, o a nuestra propia mente, que nada sabe? En cambio, con la Verdad de Elohím hablándonos, TODO tiene un buen término.

En resumen, TODO lo que creemos, pensamos, hablamos y hacemos debe ser Verdad de Elohím y no opiniones, ni “mandamientos de hombres”. Como siempre decimos, la Verdad de Elohím viene por revelación. Hemos trocado la revelación por el racionalismo y hemos perdido de lejos en el cambio. 

(2) COLOCÁNDOSE LA CORAZA DEL CAMINO RECTO

¿De qué camino recto se está hablando en Efesios? Hay uno sólo: Es la Toráh. La Toráh es el Manual de Instrucciones para salvar nuestra alma y nuestro cuerpo; es EL estilo de vida que Elohím REQUIERE de nosotros, que nos exige. Una coraza protege los órganos más vitales del cuerpo: el corazón, los pulmones y los órganos digestivos. En otras palabras, nuestro corazón mental y espiritual (tenemos uno de cada uno, según 1ª Cor. 14:55) nos dirige; nos dice en qué creer y quién creer; nos guía hacia la Verdad de Elohím o hacia los múltiples engaños de ha satán, que ha creado todo un mundo de papel brillante, que parece de oro, pero que se puede perforar con el dedo meñique. Para ver la diferencia, sin embargo, necesitamos esa coraza, que es la Toráh. ¿Hay un “diablo”? se preguntan muchos y la respuesta es: “¡Náh! ¡Qué tontería! Es una superstición”. Sin embargo, la Toráh nos dice la Verdad en Ióv, y en otros muchos pasajes del N.T.: ha satán existe, es real, AUNQUE ESTÁ TOTALMENTE ATADO A DOS FACTORES: La voluntad de Elohím (Ióv. 1:6-9) y a nuestro cumplimiento o no del “camino recto”: la Toráh. Si cumplimos la Toráh por medio de Ieshúa (Ro. 8:1, 4,14), siendo dirigidos por Él, ha satán “huirá de ustedes”, como dice Ef. 4:7. ESTE ES EL ENORME VALOR DEL “CAMINO RECTO”: la Toráh, los Mandamientos.

(3) ATANDO DEBAJO DE LOS PIES LAS BESORÓT/BUENAS NOTICIAS DE SHALÓM/PAZ

La tercera arma de nuestra armadura es el caminar en las besorót/buenas noticias y no dejarlo. No cualquier evangelio, como dijimos más arriba, sino el único que hay: el verdadero, el del Siglo I. ¿Por qué dice “atando debajo de los pies”? Porque los pies nos llevan a lugares tanto buenos como muy malos, dependiendo de qué nos guía a esos lugares. Si lo que nos guía es las buenas noticias/besorót de Ieshúa y de que en Él tenemos la Verdad renovada de que Él está por venir una Segunda vez, MUY PRONTO, nuestros pies nos llevarán en buen camino. Si creemos en otro, con otro nombre, con otras “buenas noticias”, esas buenas noticias ya se convierten en muy malas para nuestro futuro espiritual.

Si nuestras besorót son de que “la salvación viene de los judíos”, entonces estamos en la VERDADERAS buenas noticias y no en las engañosas. Si ésa es una piedra fundamental de nuestras nuevas besorót, nuestros pies nos van a llevar en buena dirección.

Además, llevamos shalóm, algo muy necesario, especialmente en nuestros días. Vivimos una época muy especial, donde el mundo entero está estresado y vivirá más y más estresado cada día. Las buenas noticias son aún mejores si traemos shalóm con ellas, si las personas que aceptan a Ieshúa como el único Salvador/Mashíaj, reciben el shalóm que tanto están necesitando en sus vidas.

(4) EL ESCUDO DE LA EMUNAH/FE CON LA CUAL PODRÁN APAGAR TODAS LAS FLECHAS DEL MALVADO

 Ha satán, como decíamos, cumple una función: el enfrentarnos y tratar de desviarnos de lo que Elohím desea y tiene para nosotros. No es una “inclinación al mal/iétzer ha ráh”, sólo, sino que es un ser espiritual real. Pero Elohím nos da el arma para combatirlo, que es nuestra confianza/bitajón en Él. Cuanto más hemos caminado en Sus caminos, más bitajón tenemos: ya tenemos un PASADO con Elohím, que comprueba que Él no sólo existe, sino que está con nosotros y que ya nos ayudó y nos rescató en el pasado, por lo que nos va a seguir ayudando y rescatando en el presente y en el futuro. Nuestra confianza/bitajón crece y eso es bueno, muy bueno, porque cada prueba pasada hace crecer nuestra bitajón más y más y nuestra emunáh/fe igualmente crece. Diez años después, ya no somos los mismos y NADA nos puede mover. Ningún dardo, ningún COHETE siquiera de ha satán nos puede mover de nuestra fe. Ya SABEMOS, con una convicción inamovible que ÉL está a nuestro lado y estará allí cuando lo necesitemos más. 

(5) EL CASCO DE VICTORIA/SOTERÍON

Todas las traducciones dicen “el casco de salvación”, más nuestros lectores ya saben, quizás a través de nuestros libros de “Romanos” que la palabra “shuáh” (Heb.) traducido como “sóterias” (Gr.) y “salvación” en castellano, también significa muchas otras cosas, entre ellas “victoria”, que es lo que aquí creemos que significa, YA QUE TODOS LOS QUE LEEMOS EL N.T. YA TENEMOS LA SALVACIÓN.  Lo que nos falta—a muchos—es la victoria. Muchos tenemos una gran cantidad de derrotas en nuestro “score”. Eso no nos tiene que preocupar. Lo que nos tiene que preocupar es que NO NOS LEVANTEMOS del suelo después de ser derrotados y sigamos peleando como leones. ESO SÍ es preocupante.

Para nuestras victorias, Elohím dejó la guerra espiritual y la liberación periódica con la cual le damos una buena batalla a ha satán y no permitimos que nos vapulee gratis, sino que él y su ejército recibe lo que se merece, tantas veces como nos ataca. Pero para eso hay que sacarnos los anteojos de engaño, como “Satanás está atado” y mentiras parecidas que nos enseñaron, que sólo hacen más fácil la labor de ha satán en contra nuestra. El Rabino Shául ya nos habló de “peleen la buena batalla de Ieshúa ha Mashíaj”. El León de Iehudáh, Ieshúa, está a nuestro lado, y camina delante nuestro y atrás nuestro cuando peleamos. No debemos desmayar, sino regocijarnos.

(6) RECIBAN LA DAGA DEL RÚAJ, QUE ES LA PALABRA DE ELOHÍM

Por último, tenemos una de las mejores, si no la mejor arma de todas: la Palabra pratí de Elohím, que es lo que nos dice HOY a USTED, por ESE PROBLEMA ESPECÍFICO. Esta es la mejor de todas, casi. Con ella tenemos el mejor regalo que podemos recibir de Elohím: lo que yo llamo “el celular blanco que nunca da señal de ocupado”: el poder escuchar la Voz de Elohím a través de la matanáh/regalo/”don” de profecía/revuáh.

La palabra “logos” es el Tanáj mismo. Por ej. dice en Hebreos 4:12:  “Porque la Palabra (Lógos) de Elohím es viva y eficaz, y más penetrante que cualquier daga de dos filos; y que alcanza hasta partir el alma y el espíritu, y las coyunturas, y los tuétanos; y que discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”.

Una ENORME arma, pero algo MUCHO MEJOR es la palabra “dicha”, el escuchar las instrucciones PRECISAS que necesitamos HOY, no mañana, ni el año que viene. La matanáh de profecía/revuáh es algo que tenemos que pedir. No todos la reciben, pero todos deben y pueden pedirla. El Rabino Shául dice: “procuren las matanót/regalos espirituales, pero sobre todo, que profeticen...” (1ª Co. 14:1)

Muchos de nosotros tenemos estas dudas: “¿Qué hago? ¿Voy o no voy? ¿Hago esto que me dijeron que haga o no lo hago? ¿Viajo o no viajo? ¿Compro esta casa o automóvil o no lo compro? ¿”Chi lo sá?” dicen los italianos (“¿Quién sabe?”) Una sola decisión equivocada puede hasta costarnos la vida misma. Sólo Elohím sabe EXACTAMENTE lo que debemos hacer. Este es el enorme valor de la Palabra dicha de Elohím para cada cosa que debemos hacer, para cada decisión. “Mis ovejas escuchan Mi voz y me siguen”, dijo Ieshúa. Escuchemos Su voz y sigámoslo. Caminando en la Verdad de Él, caminando en Su camino recto, que es Sus Mandamientos/mitzvót, dando las besorót de que Ieshúa nos puede ayudar y sacarnos del pozo en que estamos metidos, escudándonos con el escudo de la emunáh/fe, colocándonos el casco de la victoria, podemos recibir y dar a los demás la palabra dicha de Elohím, que si, le hacen caso, puede encaminar sus vidas.

Visto 370 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.